Lio de fechas

Ay que ver la que nos ha liado Arias Cañete cambiándonos las fechas. Ahora que es mejor, ¿fecha de caducidad o de consumo preferente?

Publicación1

Según se aprecia en esta encuesta cortesía de El Huffington Post nos gustaba el método anterior. Aunque viendo las estadísticas que plantan en otro párrafo, yo no le echaría mucha cuenta (“Sobre el desperdicio de los alimentos en los hogares, el 86,4% se debe a los alimentos sobrantes de las comidas, por raciones excesivas; el 63,6% a productos deteriorados por su mala conservación o exceso de tiempo y el 28,5% son productos caducados” porque o he entendido mal o no me salen las cuentas ya que suman un 178´5%).

Que reticentes somos siempre los españoles a lo “nuevo”. Y lo pongo entre comillas porque el yogurt que se hacía con yogurtera y que era inoculado (vaya palabrejo he dicho) con un poco de otro yogurt, ese no debía tener ninguna fecha o si no pregúntenle a sus padres.

En fin, que entrando en el meollo de la cuestión, voy a explicar lo de las fechas. Aunque para ello me voy a servir de la OCU que lo aclaran muy bien:
“Los fabricantes deben incluir la fecha de caducidad en los productos perecederos y la de consumo preferente en los que no lo son tanto. Ojo, una se refiere a seguridad y otra a calidad. Hay productos que pueden consumirse más allá de la fecha.”
¿Queda claro?

Bueno, como soy cabezón voy a insistir. Un producto con fecha de caducidad y por tanto producto perecedero, una vez pasada dicha fecha no se asegura su buen estado. O dicho de otro modo, si te lo comes caducado y enfermas es culpa tuya.

Por otro lado los que tienen fecha de consumo preferente y por tanto no son perecederos (o no tanto como los que caducan) son aquellos que pierden sus propiedades con el tiempo. O sea, si me lo como con la fecha cumplida no debo enfermar pero tampoco me voy a poner tan fuerte como si me lo hubiese comido dentro de su plazo. Tururú¡¡
O sea, si me tomo un yogurt (o carne, o pescado…) hoy antes de las 00:00 no enfermo, y si me lo tomo a las 00:05 sí. Por cierto, ¿a cuántos europeos del este habéis visto rebuscando en los contenedores alimentos perecederos o no y tras comerlos han enfermado?

Esto no es más que una cuestión más de seguridad alimenticia y control. Como ahora hay que ahorrar, se mira por esto.

La caducidad es un tema muy delicado en alimentación, pero como todo, estamos ante alimentos (en la mayoría de los casos) producidos en cadena. Cadena en la cual se engloban los controles de calidad de alimentos, de los cuales pueden escapar patógenos como SalmonellaE. coli (ains los pepinos de la consejera andaluza de agricultura),  ListeriaStaphylococcusClostridium botulinum (botulismo, enfermedad que puede entrar a causa de inyectarse Botox o toxina botulínica) y un largo etc. Pero eso no quiere decir que dejemos de consumirlos. Tenemos que tener precaución y no creer todo lo que nos dicen a pies juntillas tipos como Cañete que a pesar de ser ministro de medio ambiente, en este sólo vive, ya que es abogado- había asegurado que si veía un yogurt en su nevera, “ya podía poner la fecha que quisiera”, que él se lo comía.

Entonces  ahora ampliamos, como comenta elmundo citando a fuentes del Ministerio de Agricultura, la fecha de consumo a 36 días como suele ser en otros países europeos.

Total, que estamos liados, aquí cada país tiene su legislación con fechas diferentes, y hasta dentro de España ahora mismo están bailando. Así que el bio-consejo de hoy (parodiando a bricomanía) es: mirad los envases. No las fechas, si no el estado que presentan. Un producto bien envasado al vacío, sin aberturas, ni hinchazones, ni depresiones del envoltorio demuestra por lo general un buen estado del producto (claro está que el género en sí también cuenta).
Y ¿por qué? diréis algunos. Pues simple, porque todos los microorganismos patógenos que se han nombrado anteriormente necesitan de procesos metabólicos para crecer liberando o consumiendo, normalmente, gas al realizar dicho metabolismo por lo que los envoltorios tienden a deformarse. En el caso de los yogures los microorganismos presentes en él fermentan y generan gases, por lo que la tapa se nota hinchada.

SplashJOSEhamra
Espero haberos aclarado un poco con este maremagnum de fechas en el que nos han metido. Y recordaros como ya hice en el post de las tartas de ikea y ahora que otra gripe aviar parece acecharnos, que el mejor método preventivo es un buen lavado de manos y con la mayor frecuencia posible.

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Lio de fechas

Dame leña aquí abajo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s